Por Juan Carlos Morelló (@JCMorello)

En las pasadas Roach & Rol dirigí la partida de Aquelarre “el mal de Pardave” a 4 personas que no habían probado aún uno de los juegos patrios con más renombre, escrito por Ricard Ibáñez y actualmente editado por Nosolorol.

Se trataba de una de las partidas de la línea de Emisarios, enfocada a mostrar la ambientación y el funcionamiento del sistema de Aquelarre, sin llegar a ser excesivamente larga. No es la primera vez que la dirijo y la trama es tan sencilla que el mismo módulo te invita a incluir PNJs con los que alargar la sesión dependiendo del número de jugadores y lo dispuestos que se vean.

La aventura pone a los jugadores en la piel de 5 hermanos de la misma familia quienes tienen que organizarse para proteger la casa familiar que tienen en Pardave, su pueblo de origen, con un montón de huéspedes, refugiados por el miedo a una temible criatura que lleva unos días acechándolos.

En este punto se hace clave la figura de la madre quien les puede orientar o mandar tareas a realizar, según la preferencia y aptitudes del personaje, en este punto es donde suele venir la improvisación y suelo separarlos, alguien se va a tener que encargar de recoger el ganado, asistir a una de las mujeres del pueblo, que está a punto de dar a luz o recoger mujer mayor y medio sorda que se ha quedado en su casa echando una larga siesta.

Cuando cae la noche empiezan el jugo de la aventura y  los personajes se suelen ver sobrepasado por los acontecimientos, pudiéndose juntar la temible criatura, el parto y algún animal descarriado. En pocos minutos la escena se convierte en un Caos absoluto, que en esta ocasión logró resolver el más pequeño de los hermanos, de una manera bastante sangrienta, mientras los demás miembros de la familia caían presas del pánico, quedaban mortalmente heridos o pifiaban al tratar de ayudar a dar a luz a aquella pobre mujer.

En resumen, una sesión muy divertida, que disfrutaron todos los jugadores y hasta yo  quedé sorprendido de como se resolvieron los acontecimientos al final, cuando ya no apostaba nada por ellos. No miento si os digo que veía la alargada sombra del TPK sobre los jugadores.

Si participaste en las jornadas Roach & rol y te gustaría compartir tu experiencia, escríbenos una reseña a roachroom@gmail.com de las aventuras que jugaste y/o dirigiste y estaremos encantados de publicarla en nuestra web.